Muchos de los pacientes que utilizan el cannabis con fines terapéuticos para el glaucoma describen mejoras subjetivas en distintos síntomas. El glaucoma es una enfermedad común que afecta a los ojos, cuya frecuencia aumenta con la edad . El glaucoma agudo puede causar una rápida pérdida de la visión debido a la obstrucción total de los canales de drenaje de fluidos.

 

Reduce la presión intraocular

El aumento de la presión intraocular (hipertensión ocular) es el factor de riesgo en la mayoría de los casos de glaucoma.. La presión intraocular alta y constante puede causar un daño progresivo al nervio óptico y a las células ganglionares de la retina, que contienen los fotorreceptores sensibles a la luz. Si el daño es lo bastante grave, puede causar ceguera total. El farmacólogo y profesor, Manley West, llevó a cabo una investigación histórica sobre el cannabis como posible tratamiento para el glaucoma, junto al destacado oftalmólogo Dr. Albert Lockhart. Como resultado de su trabajo, que comenzó en 1964 e investigó el uso tradicional del cannabis en las comunidades de Jamaica, desarrollaron un colirio a base de cannabis, y consiguieron la aprobación para comercializar su producto en Jamaica bajo el nombre de “Canasol”, en 1987.

Miótico

Un fenómeno común encontrado en los pacientes con glaucoma es la midriasis, por el que se produce la dilatación de la pupila. De hecho, se cree que la midriasis aguda puede llegar a causar el característico abultamiento o edema del iris en casos de glaucoma de ángulo cerrado, también llamado glaucoma agudo.

Lo contrario de la midriasis es la miosis (que no debe confundirse con la forma de división celular conocida como meiosis). Los medicamentos mióticos son muy útiles en el tratamiento del glaucoma, no sólo del GAC, ya que la contracción de la pupila permite aumentar el drenaje del humor acuoso hacia la malla trabecular. Se ha demostrado que el cannabis posee propiedades mióticas en varias ocasiones.

 

Analgésico

La eficacia de amplio espectro del cannabis, como analgésico, potenciador del estado de ánimo, y relajante muscular, puede proporcionar un alivio subjetivo a las personas que padecen ataques agudos de glaucoma de ángulo cerrado.

 

Antiinflamatorio

Se ha demostrado que el cannabis es un agente antiinflamatorio útil, y eficaz, para una serie de enfermedades diferentes, aunque no se han realizado estudios formales sobre el potencial del cannabis para reducir la inflamación relacionada con el glaucoma. A medida que se comprende mejor el papel que la inflamación desempeña en la progresión de la enfermedad, podría demostrarse que el cannabis también proporciona alivio a los pacientes con glaucoma debido a sus propiedades antiinflamatorias.

 

Contra las náuseas/antiemético

Los ataques de glaucoma de ángulo cerrado suelen ir acompañados de síntomas secundarios de náuseas y vómitos. Se cree que estos síntomas secundarios aparecen como resultado de un fenómeno conocido como el reflejo óculo-emético.

No se sabe exactamente qué papel juega el sistema endocannabinoide en la regulación de los vómitos, pero se ha demostrado que los receptores agonistas cannabinoides, como el THC, parecen suprimir directamente los vómitos y las náuseas al agonizar al receptor CB1, mientras que los receptores antagonistas CB, como el CDB, son neutrales, y los agonistas inversos, en realidad, producen las náuseas.