El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) se refiere a un conjunto de enfermedades causadas por la infección del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). El cannabis ha demostrado ser extremadamente eficaz en el tratamiento de varios síntomas importantes del sida.

 

Estimula el apetito

El uso de cannabis aumenta el consumo de calorías y de grasa, lo que puede ayudar a los pacientes a aumentar de peso

El THC como el dronabinol incrementaron la ingesta de calorías en comparación con el placebo, independiente de la dosis. El efecto se caracterizaba por aumentar la frecuencia de las ocasiones en que se come.

Cuando se les administraba dronabinol, el consumo de grasas aumentaba hasta el 40% y disminuía el consumo de carbohidratos, y cuando se les administra cannabis, el consumo de proteínas se reducía al 11%, mientras que el consumo de grasa tendía a aumentar.

Cuando se administraban altas dosis de cannabis y dronabinol, los pacientes experimentaban un aumento significativo del peso corporal. Bajo condiciones de placebo, el peso medio de los participantes era de 77,5 kg. Después de cuatro días de cannabis, los pacientes ganaron 1,1 kg, y después de cuatro días de dronabinol, los pacientes ganaron 1,2 kg de peso.

 

Contra las náuseas

Las náuseas son un síntoma común de la infección por VIH, y a medida que avanza la enfermedad, las causas de las náuseas puede llegar a ser cada vez más complejas. Pueden presentarse debido a problemas gastrointestinales, disfunción hepatorrenal, trastornos del sistema nervioso central, o como resultado de los tratamientos utilizados para tratar la enfermedad.

 

Antidepresivo

Los trastornos de ansiedad, la depresión y los cambios de humor son características comunes del sida, y pueden presentarse debido a una combinación de presiones negativas fisiológicas, psicológicas y sociales. El estudio de 2005 descubrió que el 93% de los pacientes participantes experimentaron un alivio de la ansiedad después de consumir cannabis, mientras que el 86% también informó de una mejora en la depresión.

 

Analgésico

El sida puede producir un dolor intenso e incapacitante que tiene orígenes diferentes y complejos, como el dolor en las articulaciones, en los nervios y el dolor muscular.

El estudio con pacientes de 2005 reveló que el 94% de los participantes experimentaban un alivio del dolor muscular como resultado del consumo de cannabis. El 90% también informó de la mejora en la neuropatía (dolor nervioso) y el 85% en las parestesias (sensaciones de ardor, hormigueo y picor). El hecho de que el cannabis puede proporcionar un alivio subjetivo importante, a largo plazo, del dolor crónico en los enfermos de sida es digno de mensión.

 

Reduce la neuropatía periférica

El cannabis es una alternativa más segura y potencialmente más barata que los opioides recetados, a su vez, se ha evaluado la capacidad del cannabis para mejorar la neuropatía periférica en los enfermos de sida.

Una forma específica, y especialmente frecuente, del dolor relacionado con el sida es la neuropatía periférica, en la que uno o más nervios del sistema nervioso periférico (o una parte del sistema nervioso fuera del cerebro y de la médula espinal) sufren daños y conducen a sufrir dolor, espasmos, parestesias, pérdida de masa muscular y pérdida de la coordinación. Se ha demostrado que el cannabis puede ayudar a mejorar los síntomas de la neuropatía periférica derivada del sida, así como a los de otras enfermedades en las que aparece, como la diabetes.