Absorción sublingual


Debajo de la lengua se encuentran varios capilares conectados directamente con el sistema arterial. Como resultado, los cannabinoides que se depositan en este lugar, son distribuidos y llegan al corazón y al resto del cuerpo a través del torrente sanguíneo en cuestión de minutos.

Como consumidor de cannabis medicinal, elegir la forma de medicarse puede ser difícil. Existen diferentes métodos de consumo con distintas ventajas y desventajas, pero la decisión final dependerá de tus preferencias personales y el trastorno o enfermedad que necesites combatir.

Con esto en mente, vamos a analizar dos métodos que pueden parecer muy similares: la absorción sublingual y la ingesta oral.

Aunque muchos pacientes ya están familiarizados con la ingesta de comestibles y bebidas con cannabis, la absorción sublingual es un método mucho menos conocido.

La absorción sublingual consiste en administrar el medicamento, a menudo en forma de tintura, bajo la lengua. Aunque pueda parecer extraño, es una vía muy eficaz para su entrada en el torrente sanguíneo.

Debajo de la lengua se encuentran varios capilares conectados directamente con el sistema arterial. Como resultado, los cannabinoides que se depositan en este lugar, son distribuidos y llegan al corazón y al resto del cuerpo a través del torrente sanguíneo en cuestión de minutos.

La absorción sublingual comienza a hacer efecto en cuestión de minutos, por lo que, ¿podría ser el mejor método de consumo de cannabis? Sí y no. La velocidad con la que se absorben los cannabinoides significa que el consumidor suele sentir sus efectos tras unos 15 minutos. Pero esta respuesta rápida también es la principal desventaja de este método de consumo.

Al sentirse el efecto en tan poco tiempo, también se disipa antes. Por ello, los enfermos que quieran medicarse durante todo el día o noche, deberán tomar dosis más frecuentes, mientras que el efecto de los comestibles puede durar entre 4 y 12 horas, dependiendo de la cantidad consumida. La absorción sublingual también permite un mayor control de la dosis. Podrás administrar una cantidad determinada de gotas sin temor a que el concentrado o aceite se diluyan mientras atraviesan el aparato digestivo.

Se recomienda abstenerse de tragar los concentrados de cannabis cuando se administren por vía sublingual. Esto diluiría su efecto, porque los capilares absorberían parte del aceite y el resto iría a parar al sistema digestivo. Acostumbrarse a esta práctica puede ser difícil para los pacientes nuevos.


264 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo