Para mejorar la calidad de vida, se busca que con el tratamiento del cannabis los pacientes con cáncer sometidos a los tratamientos tradicionales, como la quimioterapia aprovechen los beneficios de esta planta medicinal.

Antiemético/Contra las náuseas

Las náuseas y los vómitos son efectos secundarios muy comunes de la quimioterapia. Los cannabinoides (en particular, el CDB) reducen los síntomas en los pacientes sometidos a quimioterapia mediante la unión a los receptores HT-5 y el bloqueo de la acción de la serotonina.

Tanto el THC como el CBD desempeñan un papel a la hora de controlar las náuseas y los vómitos, el THC al agonizar el receptor CB1, y el CDB antagonizando los receptores 5-HT y bloqueando la acción de la serotonina.

 

Estimula el apetito

Los medicamentos quimioterapéuticos son bien conocidos por causar pérdida del apetito, debido a sus efectos sobre el sistema de señalización de la serotonina.

Diversos estudios han demostrado que la presencia de ghrelina o agonistas cannabinoides, como el THC, causan un aumento de la producción de una enzima AMP, activada por la proteína quinasa (AMPK), en el hipotálamo. La enzima es crucial para los procesos metabólicos que regulan la homeostasis de la energía (equilibrio energético) en el cuerpo, y se produce en respuesta a la estimulación de los receptores GHS-R1a de ghrelina que se encuentran en el tracto GI. Por lo tanto, el THC puede hacer el trabajo de la ghrelina de forma eficaz mediante la activación de los receptores y estimular, directamente, el cerebro para producir la sensación de hambre.

 

Antidiarreico

La diarrea puede ser un efecto secundario de la quimioterapia y de la radioterapia, y también puede ser un síntoma del mismo cáncer. Si los episodios de diarrea se prolongan, pueden causar deshidratación, pérdida de peso, fiebre y dolor abdominal. La diarrea secretora, en la que el cuerpo libera el exceso de agua o de hormonas en el tracto GI, es la forma más común asociada al cáncer.

 

Se ha demostrado que los cannabinoides reducen los síntomas de la diarrea secretora, particularmente el THC, que agoniza los receptores CB1 en el tracto GI y, por lo tanto, ayuda en la regulación de la motilidad intestinal y las secreciones. La inflamación intestinal también puede desempeñar un papel a la hora de causar diarrea. El uso de cannabinoides para reducir la inflamación es muy conocido.

 

Analgésico

Los enfermos de cáncer sometidos a quimioterapia suelen informar de dolor (provocado por el fallo del sistema nervioso). Gran parte del dolor que aparece a causa de la quimioterapia se produce debido a la inflamación, aunque también puede surgir debido a la formación de lesiones o úlceras en las membranas mucosas. Además de esto, la propia enfermedad puede causar dolor severo en sus últimas etapas, a menudo debido a que los tumores ejercen presión sobre los nervios, los huesos o los órganos a medida que crecen.

 

El cannabis se utiliza ampliamente en el tratamiento del dolor crónico resultante de una amplia variedad de enfermedades que no se limitan al cáncer. La capacidad del cannabis para reducir la inflamación es de vital importancia en el tratamiento del dolor que surge debido a la quimioterapia. El CBD y el THC, reducen la inflamación mediante la inhibición de la función de los macrófagos, que son células blancas de la sangre de gran tamaño y especializadas, fundamentales para diversas respuestas inmunes.

 

Antidepresivo

La depresión en los pacientes de cáncer es uno de los síntomas que recibe menos atención, pero que puede resultar gravemente perjudicial para la calidad de vida del enfermo, y que sufren la mayoría de ellos. Si no se recibe tratamiento, la depresión puede llevar a una serie de complicaciones que pueden trabajar, conjuntamente, para hacer de manera efectiva que el paciente se sienta aún más enfermo, por ejemplo, la pérdida del apetito asociada a la quimioterapia puede aumentar, de manera significativa, en los pacientes con depresión. También puede afectar a la calidad del sueño y a los niveles de estrés, lo que puede causar problemas de salud a nivel fisiológico. Los pacientes con cáncer tratados con antidepresivos también describen como sienten una reducción de la fatiga, la ansiedad y el dolor.

El sistema endocannabinoide desempeña un papel importante en la regulación del estado de ánimo y los niveles subjetivos de felicidad, y los endocannabinoides, como la anandamida, son fundamentales para el proceso.